Los términos incubadora y aceleradora son muy utilizados en el ámbito del emprendimiento y las startups, etc. Aunque pueden parecer conceptos similares es muy importante tener claras las diferencias entre ambos, sobre todo si tenemos pensado acudir a algún programa que ofrezca bien aceleración bien incubación para nuestros proyectos o empresas. Así que hemos decidido explicarlo brevemente.

Básicamente la diferencia es la siguiente: las aceleradoras transforman a empresas medianas con alto potencial en grandes corporativos, a diferencia de las incubadoras de negocios, que se enfocan en empresas nacientes. Para que se entienda con una metáfora, mientras la incubadora es como una madre que te cuida mientras creces, la aceleradora es como un cohete que te lanza a la estratosfera. Como queda patente, no tienen nada que ver.

Incubadora

Una incubadora de empresas es una organización diseñada para acelerar el crecimiento y asegurar el éxito de proyectos emprendedores, desde ideas hasta compañías, a través de una amplia gama de recursos y servicios empresariales que puede incluir renta de espacios físicos, capitalización, coaching, networking, etc. Esta tiene 3 fases:

  1. Pre-incubación: afinación del plan de negocio de un proyecto emprendedor.
  2. Incubación: el proyecto se lleva a cabo y se da seguimiento al impacto real de éste.
  3. Post-incubación: se da seguimiento al proyecto y se fortalecen áreas de oportunidad.

 

Aceleradora

Respecto las aceleradoras, suelen  proporcionar a los emprendedores un espacio compartido de trabajo donde se trabaja bajo mentorización intensa acerca de toso los aspectos relevantes para el crecimiento rápido. Ofrece continua validación y feedback de las decisiones empresariales. Ofrece una aportación inicial de capital (seed funding) y la oportunidad de presentarse, durante o tras este periodo, a business angels e inversores capital riesgo en los conocidos “demo day” o “investment round”.

A cambio la aceleradora suele adquirir un 5 -10% del valor de la empresa, y desde ese momento su objetivo es que estas acciones (y por tanto la empresa) aumenten increíblemente de valor, con intenciones lucrativas.